Answered prayers

Visito a la familia cuando consigo dinero y no me lo he gastado todo en cuestiones periféricas de la vida del artista. Con lo que me sobra voy a una tienda de Apple  y compro regalos, también salmón y champán, paso por un sex shop y compro jueguecitos eróticos, me hago un traje nuevo en el sastre, me limpian los zapatos y dejo el coche en el garaje para que lo dejen impecable.

Como un sultán aparezco por casa y los niños dan saltos y gritos como si fueran pastores alemanes, abren los regalos, se disfrazan e inmediatamente se ponen manos a la obra  con las nuevas adquisiciones mientras yo voy acosando a Mindi por las esquinas del pasillo.

Adoro la vida de familia y su ambiente hogareño.

Cuando nos sosegamos nos vamos de excursión a la sierra. Llevamos neverita de domingueros con tapers que salvaguardan las prescriptivas fechas de caducidad.

Al contacto con la naturaleza, el olor a pino y detritus en compostaje, el sonido gris ambiental, qué se yo, esas cosas de las que te das cuenta al llegar a un bosque, en fin al contacto de esas cosas, me aflora la mística.

Antes que nada debería explicar que hace años me pasó algo terrible: le pedí a Dios que mis hijos fueran rubios y Él me lo concedió con devastadoras consecuencias, de manera que afianzó mi fe y se hizo respetar. Desde entonces me lo pienso muchísimo antes de pedirle nada y cuando lo hago es a través de un intermediario, bien la Virgen, bien San Francisco o San Roque.

Así que al bajar del coche y tras ese sonido tan característico que tienen las puertas al cerrarse cuando lo hacen un bosque silencioso y tupido me dirigí a los niños:

-Niños, a rezar

-Dios no existe

-Dios claro que existe y en cualquier caso no te va a hacer daño rezar un poco

-…

-Francisco querido que estás en el Cielo al lado del Padre, ayúdame a no desear triunfar en el arte, aleja de mi esa tentación, la suntuosidad del mercado, las conversaciones chics y el resto de prestaciones de la vida a todo trapo. Concédeme el don de la resignación y dame fuerzas para consumar una obra de arte eterna que ensalce tu gloria y la de los hombres sin esperar otra cosa a cambio que el subsidio para indigentes y tarados.

-Amén

-Ah, Señor mío y Padre nuestro, dales a estos insensatos pruebas benignas de tu existencia, para que tomen decisiones en consecuencia. Si hace falta quítame belleza y dales inteligencia”

Señor, quítame belleza y dales inteligencia

Señor, quítame belleza y dales inteligencia